Implantación y manejo de una pastura perenne con festuca como componente gramínea de mezcla

Predio Nicora Martínez

El Predio Foco de Daniel Nicora y Adriana Martínez se encuentra a 20 km de San Carlos, Maldonado. Se explotan 179 hectáreas, de las cuales 49 son de campo mejorado con Lotus Rincón, 19 con pradera perenne, teniendo a la Festuca como gramínea de la mezcla y 10 hectáreas de verdeos. El resto del área es campo natural.

El sistema de producción se basa en la cría y venta de terneros al destete en otoño, venta de vacas de descarte gordas en invierno y venta de vaquillonas en verano.

Una de las metas es mejorar la producción forrajera para poder vender vaquillonas con dos años a frigorífico, con más de 300 kg de peso y vender terneros en otoño con más de 200 kg. El campo natural tiene muy baja productividad en invierno, por lo que es importante la siembra de una cierta área de pasturas que reduzca esta brecha. Teniendo en cuenta esto, el objetivo fue evolucionar hacia pasturas sembradas perennes, que antes tenían al raigrás como componente gramínea de la mezcla.

 

Demostración

Se propuso utilizar a la Festuca como gramínea, realizando una demostración sobre su implantación y manejo. En un potrero de 6,5 hectáreas se sembró  la pradera en marzo del 2015, con 18kg/ha de Festuca Tacuabé y 5Kg/ha de Trebol Rojo,  con 100 kg/ha de fosfato de amonio. Si bien se sembró en fecha, debido a que no había suficiente humedad en el suelo, a la Festuca le costó mucho emerger. Además, en primavera se dio una importante infestación de malezas que dificultó la emergencia y crecimiento de las especies sembradas, la que se controló mediante una aplicación efectiva de herbicidas que marcó la diferencia entre “salvar” o “perder” la pradera. Esto permitió comenzar con los pastoreos a fines del verano del 2016.

La pastura tuvo buena productividad, llegando a producir más de 12 mil Kg de materia seca en el año, a pesar de la mala implantación, la sequía y el gran enmalezamiento que tuvo.

El costo total de implantación fue de US$ 308/ha, considerando costos de siembra más los costos del primer control de malezas. En el segundo año se hizo otro control de malezas en otoño y hubo dos aplicaciones de urea (160 kg en total) que sumaron 118 US$/ha.

Los pastoreos comenzaron en marzo de 2016, con vacas y vaquillonas, con un estimativo de producción de 352 Kg de carne /ha, 313 US$/ha de margen bruto.

 

Resultados

De acuerdo a los objetivos planteados, el pastoreo de la Festuca permitió sacar vaquillonas de 2 años de edad con un promedio de 310 Kg de peso vivo. Además, se pudo dejar áreas de campo natural sin pastoreo o con menor carga, lo que permitió su recuperación. También se logró mejorar la condición corporal de las vacas al parto y entore, y los terneros pesaron 210 kg en promedio al destete en otoño 2017, otra de las metas del predio.

Durante el verano 2017, se pastoreó hasta enero, dejando luego la pastura con un remanente de 10 cm para lograr una buena cobertura del suelo, cuidando así la persistencia de plantas de Festuca.

El manejo integrado de pasturas sembradas es muy importante para cumplir con los objetivos productivos. Ese manejo incluye:

  • buena calidad de semilla,
  • fertilizaciones ajustadas al tipo de suelo y a las especies que se van a sembrar
  • planificar para sembrar en fecha
  • adecuado control de malezas
  • correcto manejo del pastoreo, con descansos cuando sea necesario

Los recorridos frecuentes por la pastura permiten ver su evolución, si hay problemas de plagas o malezas y tomar decisiones a tiempo. Estos aspectos fueron muy valorados por el productor,  quien actualmente los aplica también en otras pasturas sembradas.

El uso de pasturas perennes, en lugar de pasturas anuales, ayuda a disminuir la erosión del suelo y brinda una mayor estabilidad al sistema productivo.

Implantación y manejo de una pastura perenne con festuca como componente gramínea de mezcla

Informe final aquí.pdf